A diario, las personas se enfrentan a problemas derivados de las relaciones con la familia y los amigos, de su ambiente laboral, de las dificultades de salud o cargas y responsabilidades económicas, entre otros. Lo habitual suele ser resolver estas dificultades bien basándose en experiencias anteriores que han tenido un resultado positivo o pensando una solución nueva o idea para salir airosamente de la situación que perturba a la persona.

Además de estas técnicas comunes, hay otra forma de afrontar y resolver los problemas habituales o de desarrollar buenas ideas y es hacerlo a través del pensamiento creativo o lo que en inglés se llama Visual Thinking.

¿En qué consiste?

El pensamiento visual significa aprovechar la capacidad innata para descubrir ideas que de otro modo serían invisibles, desarrollarlas rápida e intuitivamente, y luego compartirlas con otras personas de una manera que ellos puedan “captar” de manera simple y entender lo que se quiere expresar.

Dan Roam, en su libro “Tu mundo en una servilleta”, nos muestra cómo es posible resolver problemas con imágenes. Es decir, cómo dibujar en un simple trozo de papel puede ser más eficiente que cualquier presentación en Power Point o Excel para aclarar cualquier problema comercial o incluso para vender y convencer de la idea a los demás.

Lo más interesante de este método es que no se necesitan dotes artísticas para llevarlo a cabo. Cada persona será capaz de plasmar en su dibujo aquello que quiere transmitir, ya sea por medio de flechas, formas simples o geométricas o muñecos que reflejan situaciones personales.

Por tanto, para vender una idea o presentar un concepto o un producto se deben seguir los siguientes pasos. En primer lugar, hay que descubrir cómo llevar a cabo la idea incluso antes de la concepción, después hay que desarrollarla para finalmente saber presentarla a la audiencia. Y, para ello, la imaginación cobra protagonismo y es la piedra angular del proceso. ¿Cómo se consigue esto?

Dan Roam ejemplifica varias situaciones que todo el mundo puede imaginar: mientras una persona pasea por una isla tropical se encuentra a un isleño, quien le ofrece una fruta de color púrpura que la persona prueba y le gusta. ¿Cómo decírselo si no hablan el mismo idioma? A través de una servilleta de papel, se puede dibujar todo aquello que la manzana le evoca.

Otro de los ejemplos de los que se habla en el libro es de la popular cadena de café Starbucks y cómo se ha convertido en referente para todos los amantes de esta bebida. Para lograrlo, se ha hecho mucho esfuerzo y énfasis en el departamento de recursos humanos y en formación. Lo mejor de todo es que todo el proceso de negocio puede ser explicado en una simple servilleta con dibujos, que reflejan cada parte del negocio a la perfección. Y de esta manera, se consigue trasladar una idea clara a todo el que quiera saber cómo funciona y por qué tiene tanto éxito en la venta de café a nivel mundial.

Sin más, os recomendamos que lo leáis, ya que tras su lectura os adelantamos que la próxima vez que tengáis que enfrentaros a un problema, el Visual Thinking o Pensamiento Visual os ayudará a encontrar la solución.

Sin categorizar somos_i vídeos