En la vida existen distintas personalidades, cada una con cualidades muy diferentes, sin embargo dentro de estas personalidades existen personas que son más de “pensar”, los que les dan muchas vueltas a las cosas, son muy estratégicos y analíticos, probablemente a ellos les cueste un poco más pasar a la acción. Los otros son los “makers”, son los que no se piensan las cosas y lo hacen. Son mucho más impulsivos y poco reflexivos.

Esto no son solamente cualidades de la personalidad si no que determinan también el tipo de “camino” que elije cada uno e incluso el tipo de trabajo que puede ser mejor para él desempeñar. Sin embargo el equilibrio entre nuestra parte “thinker” y “maker” es lo que hará que nuestra vida tenga un poco más de balance.

El primero es el que denominamos el thinker, esta persona es la que tiene muchas ideas y siempre está proponiendo planes, es muy curioso y original. El thinker propone cosas que hacer pero no es capaz de llevarlo a cabo, necesita de ese maker para que se lleve a cabo lo que él propone.

Por otro lado está el maker. Él es el que ejecuta aquello que propone otro, normalmente el thinker. Gracias a ellos las ideas de otros son posibles. Son personas que siempre dicen que si a la hora de ayudar y organizar. Nunca proponen cosas.

Una vez descritos estos perfiles vamos a ver las diferencias que hay entre ellos y el porqué son complementarios.

  • El maker es una persona muy organizada. Es el que se encarga porque disfruta de que se lleve a cabo aquello que se propone. Por otro lado el thinker no se preocupa nada por la organización, gracia a su persuasión es capaz de conseguir que el maker lo haga. El thinker disfruta haciendo lo que ha propuesto y cuando los demás valoran su idea/plan.
  • El thinker es muy seguro de sí mismo, tiene muchas ideas y todas las considera grandes ideas para llevar a cabo, es muy creativo y original. Es muy influyente y eso hace que tenga “belivers”. En cambio el maker no es capaz de proponer nada ya que por un lado no se le ocurre y por otro siente que nadie va a secundar su plan o idea. Se siente mucho más seguro cuando organiza el de una persona influyente.
  • El maker al contrario del thinker es una persona que no sabe decir que no a nada de lo que propongan, dejará de hacer algo para hacer aquello que le propongan y lo hace la mayoría de las veces por sentirse útil al llevar a cabo la idea o plan de un tercero. El thinker no necesita llevar a cabo nada para sentirse útil es por ello que es capaz de decir que no a muchas cosas.
  • Al thinker le cuesta valorar el tiempo que lleva realizar, ejecutar las ideas y los planes ya que nunca lo ha hecho. Para el maker el tiempo es un valor fundamental, es lo que hace que se pueda ejecutar el plan.
  • El maker trata de empatizar para llevar a cabo la idea o plan que propone un tercero, mientras que el thinker sólo está pendiente de que salga lo que él quiere, como él quiere, sin hacer él nada.

Cómo hemos dicho anteriormente, el uno sin el otro no pueden vivir, se necesitan. Son esas diferencias lo que realmente les une. ¿Crees que puede vivir el thinker sin el maker y viceversa?

Arquetipos Lab Territorios