En un mercado global en el que los consumidores finales están saturados de información, el verdadero reto de las empresas es encontrar soluciones continuas para resolver los problemas, así como satisfacer las necesidades de los clientes a través de la innovación y del pensamiento lateral.

Algunas empresas han fracasado precisamente, porque no se han adaptado a la innovación ni a los cambios de su sector en un momento determinado. Por ello, siempre hay que estar preparados para que algo cambie, porque hay nuevos actores en el mercado constantemente desarrollando ideas. Es normal suponer que cada método, proceso, sistema, producto, servicio y modelo de negocio en cualquier sector puede ser reemplazado por algo mejor y diferente en un plazo no muy largo de tiempo.

En este panorama empresarial desafiante, también hacen falta líderes de innovación que usen técnicas de pensamiento creativo y lateral para transformar la organización para la que trabajan en un hervidero de espíritu emprendedor rebosante de nuevas ideas. Ellos deben gestionar el cambio centrándose en desarrollar las habilidades del equipo en innovación, creatividad, asunción de riesgos y emprendimiento empresarial. Esto implica suposiciones desafiantes, establecer objetivos, ser curioso y superar la cultura de la culpa y el miedo al cambio.

De ahí que sea el departamento de innovación el que debe testear y analizar el proceso para intentar resolver los problemas existentes en la organización, la mejora de los procesos y el lanzamiento o reconsideración de productos.

La etapa analítica es un proceso de aprendizaje, de escucha al cliente porque de lo que se trata es de obtener una respuesta rápida y acertada para obtener el proyecto ganador. La anticipación o la adaptación de las mejores ideas son ventajas competitivas para aplicar. Hay que tener en mente estar por delante de la competencia siendo el primero en sacar algo que funcione. También es importante acabar con algunos proyectos durante el proceso de innovación porque la vida es demasiado corta para implementar todas las ideas así que hay que quedarse con las mejores.

Y aunque algunas personas no lo crean, no hay una empresa sola resolviendo el mismo conflicto, sino que hay otras compañías apostando por la innovación con el mismo problema.

En ocasiones, y, al contrario de lo que muchas empresas entienden, a veces es necesario incorporar a personas diferentes en el equipo para tener una diversidad constructiva que permitirá huir de una única forma de ver las cosas como hace el pensamiento vertical.

Otras veces incorporando la parte lúdica puede ayudar a resolver múltiples conflictos dentro de la organización. Por ejemplo, con talleres de juegos de innovación colaborativos en tiempo real. Jugando se generan ideas, comentarios y soluciones sobre un determinado producto o servicio. Gracias a estos juegos también se puede predecir con precisión lo que los clientes esperan y quieren de determinado servicio o producto, dando información clave de lo que realmente necesitan y cuánto están dispuestos a pagar por ello. LEGO Serious Playes otro método facilitado para la toma de decisiones estratégicas y la resolución de problemas en entornos comerciales. Los resultados del taller siempre están alineados directamente con los objetivos comerciales y se pueden aplicar de inmediato en el trabajo.

En definitiva, y como decía Paul Sloaneen sus libros The Leader’s Guide to Lateral Thinking Skills The Innovative Leader:

“El liderazgo innovador comienza con una visión compartida, se desarrolla a través de una comunicación efectiva y brinda a la persona la posibilidad de ser creativo y emprendedor. Pero el equipo necesita más que exhortaciones y declaraciones de misión. Se necesitan principios creativos, técnicas de pensamiento lateral y capacitación dirigida para hacer la transformación de la organización de un aburrido dormilón a un campeón innovador”.

Sin categorizar somos_i Y mucho más