No es raro encontrarnos cada año con tendencias socio-culturales en auge ya que si nos ponemos a pensarlo, todos en cierta forma nos vemos afectados por factores políticos, económicos, culturales y sociales que aunque los veamos lejanos, nos afectan.

Existen los ahora llamados “nómadas digitales” que son generalmente millennials dedicados a viajar mientras trabajan, casi todos en trabajos creativos o posibles de realizar a distancia. Están llevando el “ser freelance” a otro nivel. Estos nómadas, han sido caso de estudio para muchas marcas e instituciones ya que no solamente están viajando mientras que trabajan, si no que han hecho replantearse a bancos, hoteles y muchos otros sectores el cómo acercarse a ellos. Han surgido empresas como Copass, Freelancer, Unsettled, bancos como Revolut y muchas empresas que están dando servicio a esta nueva forma de vida y de consumo, si, también de consumo. Los nómadas digitales no consumen igual, les importa mucho menos la marca si no que les faciliten la experiencia. Suelen pensar bien en lo que se gastan el dinero y si la marca no les aporta algo de valor, simplemente se van y buscan sin cansancio lo que quieren obtener.

¿Pero son todo jóvenes? Pues no. En un estudio realizado por Welance hecho en varios países de Europa, se observa que el 18% de ellos tiene entre 37 y 45 años, visitan entre 5 y 10 países por año y se suelen quedar en un sitio fijo entre uno y tres meses. Generalmente están en Europa por las facilidades de la Unión Europea. Su nacionalidad suele ser cualquiera de Europa, pero sorprendentemente uno de los países que todos los nómadas de Europa elije para estar temporadas más largas es España. España es el destino preferido de los nómadas de Europa.

Muchos de ellos no son 100% nómadas y suelen tener una “base” en su país natal, pero declaran ser muy felices con la decisión de ser “nómadas” ya que lo que realmente buscan es el factor “experiencia”, son personas que generalmente tienen poco apego a las cosas materiales y prefieren el acceso a la propiedad. Son capaces de gestionar tan bien su dinero y elegir tan bien sus decisiones de en lo que lo gastan ya que lo que buscan es alargar la experiencia y sobrevivir lo máximo posible. Buscan la libertad y están creando nuevos modelos de familia ya que para ellos el “establecerse” como lo vemos tradicionalmente puede esperar… Buscan desesperadamente salirse de los estereotipos de empresa y mientras viajan lo que buscan además de la experiencia es darle a su vida un sentido diferente. Son expertos en abrazar los imprevistos y tienen una capacidad de creación y gestión que hace que sean básicamente imparable. Cuando quieren algo, lo consiguen.

Esta tendencia socio-cultural se prevé que seguirá creciendo ante variables globales que afectan como el desempleo, la evolución tecnológica que ha dado pie a que se pueda trabajar a distancia así como el auge de lo digital que ha potenciado que perfiles como diseñadores, programadores y creativos digitales puedan hacerlo desde cualquier sitio del mundo. Lo único que necesitan es tener conexión Wifi. Gracias a ellos han nacido nuevos negocios: existe un nuevo concepto de “hotel” (por llamarlo de alguna forma) creado en Amsterdam (https://livezoku.com/), que es una mezcla de apartamentos, co-working, hotel en donde el ambiente hace que te sientas como en casa, se hace networking ya que estás codo a codo con muchos otros nómadas digitales, es todo sostenible y puedes quedarte allí hasta 4 meses por una cantidad bastante más razonable que alquilar un apartamento; el vuelco que han dado al sector turístico es igualmente un caso de estudio de esta nueva forma de vida, lo que mueve, lo que inspira y transforma mientras hacen camino por los países que recorren.

Esto no afectará solamente a los “nómadas” ya que como consecuencia muchas personas que no puedan hacer su vida nómada, lo intentarán (y cada vez sucede más) hacerlo en su propia casa y teletrabajar. En España vamos poco a poco, pero cada vez son más las empresas que se suman a ofrecer esta flexibilidad a sus empleados viendo resultados visiblemente mejores en el desempeño de los mismos. De hecho existen empresas 100% nómadas como Buffer o Pictokart que no tienen headquarters en ningún sitio y todo lo trabajan remotamente.

Existen todavía muchas trabas para poder viajar mientras trabajas o ser un nómada digital. La primera de ellas es si tienes un piso alquilado o en propiedad y la gestión de esos casos suponiendo que no quieras ser 100% nómada el resto de tu vida y quieras dejar “algo” en caso de que algún día quieras volver. Otra piedra que hay que superar es la gestión económica de los pagos. La emisión de facturas entre países de la Unión Europea todavía no está estandarizada aunque ya están estudiando la forma de hacerlo y facilitar este nuevo estilo de vida y de creación de empresas 100% nómadas y digitales.

¿Será solamente una tendencia o será el futuro que demuestra el ansia que tenemos de vivir experiencias?

Arquetipos Lab Territorios