Aunque hace unos años parecía que las impresoras en 3D eran un invento más digno de una película de ciencia ficción que de la realidad, se ha demostrado que están revolucionando la forma de impresión, porque son capaces de realizar infinidad de productos.

Asimismo, paulatinamente están formando parte de la realidad diaria de las personas y están adquiriendo importancia no sólo en el sector de la producción, sino que también las marcas la están empleando como una herramienta de marketing potente para producir objetos diferenciadores en el mercado. Estos son algunos ejemplos destacados más recientes:

  • Coca-Cola: la compañía de refrescos creó una app para Israel a través de la cual animaba a los usuarios a crear su propio “mini-yo”. Los ganadores fueron invitados al laboratorio de impresión 3D instalado dentro de la fábrica principal de Coca-Cola en ese país, donde tuvieron un escaneo de 360 ​​grados de su figura y más tarde, se les regaló una mini figurita impresa en 3D de ellos mismos. Esta acción se hizo aprovechando el lanzamiento de las mini botellas.

  • DVV: esta compañía de seguros belga junto con la agencia Happiness Brussels creó una iniciativa para guardar una copia digital de las llaves e imprimirla con una impresora 3D, para que perder las llaves no fuese un drama para sus clientes. Así que además de ser una solución para estos, la compañía empezó a ahorrar dinero al no tener que cambiar las cerraduras de sus clientes en el caso de que estos extraviaran sus llaves.
  • Muji & Ana: Muji y las aerolíneas Ana llevaron a cabo una acción publicitaria conjunta que consistió en ofrecer a 10 familias, que hubieran gastado al menos 25 $ en tiendas participantes en varias ciudades japonesas, reunificarse con sus mini-yoes que se habían escaneado en 3D en esas tiendas en una localización secreta de su elección.

  • Ebay: Ebay ha creado una solución para aquellos que no dispongan o no pueda permitirse una impresora 3D. Se trata de la Ebay Exact, una app que permite diseñar y personalizar objetos como fundas de iPhone, carcasas de reproductores 3D, relojes, figuras humanas caracterizadas con imagen personal, joyas, y otros artículos para que sean impresos a través de una impresora 3D. Los usuarios pueden recibirlos directamente en casa en 15 días.
  • Barnardo’s: esta organización de caridad de Reino Unido que ayuda a los niños y jóvenes más desfavorecidos creó una acción navideña para conseguir donaciones. Con ella pretendía concienciar a la gente de la suerte de tener un techo, creando mediante una impresora 3D una minicopia de su hogar e introduciéndola en una bola de cristal navideña como parte de un esfuerzo para recaudar dinero antes del día de Navidad.
  • Volkswagen: el fabricante de vehículos puso en marcha “The Polo Principle” con el que los consumidores de la marca se convertían en diseñadores. Para ello, se les invitó a utilizar una impresora 3D para poder crear su propio modelo en miniatura.

  • Uniqlo: La cadena japonesa de tiendas de ropa y complementos llevó a cabo el “Uniqlo Selfless Selfie Project”: una campaña centrada en la conciencia social y la responsabilidad, cuyo objetivo consistía en alentar a los clientes a compartir fotografías que mostrasen cómo están impactando de forma positiva en el mundo. La compañía seleccionó los mejores selfies recibidos a través de las redes sociales y los imprimió utilizando una impresora 3D. Además, las tiendas de Uniqlo contaron con cabinas de escaneo 3D para que los clientes pudieran hacer réplicas suyas.

  • Converse: ofreció a sus consumidores diseñar su “zapatilla ideal” y obtenerla en menos de una hora.

Como se ha mostrado con estas acciones, algunas de las marcas más potentes en su sector están confiando en este invento de impresión en 3D de finales del siglo XX para ofrecer a sus clientes campañas y acciones de lo más originales y diferenciarse así de sus competidores.

noticias Sin categorizar somos_i