Durante siglos el proceso de elaboración del vino ha ido variando y se ha ido modernizando según las circunstancias del momento. Hoy, nadie puede dudar de que la utilización de nuevas técnicas para preservar la conservación y el desarrollo de los viñedos es uno de los aspectos que actualmente pueden interesar más a los viticultores.

VineRobot es uno de los proyectos más destacados en este sentido ya que ha tenido como principal objetivo diseñar y desarrollar un novedoso robot agrícola en el campo de los vehículos terrestres no tripulados (UGV).

Una de las cosas más llamativas es que este robot de viñedos es inteligente y autónomo y está equipado con un sistema de tecnología no invasiva que le permite monitorizar y controlar el estado de los viñedos en tiempo real, algo de vital importancia para los viticultores. VineRobot está capacitado para ofrecer datos sobre el rendimiento de la uva, el crecimiento vegetativo, el estrés hídrico y la composición de la uva para mejorar la calidad del vino.

El proyecto ha recibido financiación de más de dos millones de euros por parte de la Comisión Europea y se ha llevado a cabo por cuatro de los países mayores productores de vino europeos como son España, Italia, Francia y Alemania. De la coordinación se ha encargado la Universidad de la Rioja y también ha participado en el proyecto el Laboratorio de Robótica Agrícola de la Universitat Politècnica de València así como otras empresas europeas y organismos de investigación y desarrollo técnico.

En un momento en el que cada año las condiciones climáticas extremas como la sequía o las heladas afectan a los viñedos, este robot ha conseguido mejorar las técnicas de control y selección de la uva que venían haciéndose manualmente desde la época de los romanos con el ojo humano como único sensor para tomar decisiones.

Los investigadores y los científicos que han participado en el proyecto están analizando los datos obtenidos y trabajan en el siguiente prototipo al que quieren dotarlo plenamente de los sensores para crear los mapas definitivos de los viñedos. El siguiente paso sería poder comercializado, y el consumidor habitual de vino podrá comprobar en unos años si la calidad de los vinos de los próximos años es mejor que ahora y si es así, proyectos como VineRobot y la agricultura de precisión han tenido mucho que ver en el asunto.

Sin categorizar somos_i